headerALT3.jpg
Estas aquí: Artículos de Interés Nacionales

Nacionales

Nuevo Equipo Eclesial Nacional

nuevo equipo nacional

Hola Familia ¡!

Llenos de gozo, emoción, entusiasmo e ilusión queremos compartirles que el pasado mes de diciembre se realizó en Guatemala una experiencia hermosa de crecimiento y relación que culminó el sábado 10 de diciembre en el Kilómetro 117 ruta a Cobán, Guastatoya con el proceso de selección del nuevo Equipo Eclesial Nacional para el periodo 2016-2020.  La actividad se realizó en dos partes: La primera en la Ciudad Capital el 3 de diciembre y en la Ciudad de Cobán el 4 de diciembre.  En esta primera parte se fortaleció el concepto de estar abierto a la acción del Espíritu Santo, para que nuestro Dios amoroso fuese el que guiara el proceso.

La segunda parte que se desarrolló el 10 de diciembre fue coordinada por el Matrimonio responsable de la Zona Norte de EMM, los hermanos Alfredo y Patty Vargas de México, quienes junto con el Padre Pedro Valle quien no pudo participar, forman el Equipo Eclesial de la Zona Norte.

Esta reunión inicio a las 8:30 a.m. y finalizo a las 17:00 horas con la Celebración Eucarística que fuera presidida por Monseñor Gerardo Flores y concelebrada por Monseñor Gabriel Peñate.  El nuevo Equipo Eclesial Nacional que guiará a la familia guatemalteca en los próximos cuatro años está integrado por el Padre Luis Carlos De Leon –FMM- y el matrimonio que conforman Boris y Mayra Búcaro, para quienes pedimos tenerles en nuestras oraciones de manera que su caminar sea lleno de amor y un reto permanente para todos nosotros.

Fiesta de Aniversario

Queridas Parejas de Encuentro Matrimonial Mundial en Guatemala

Fue un 22 de noviembre del año del Señor de 2013 cuando embarcamos en un crucero al que habíamos sido invitados desde hacía algunos meses atrás.  Este crucero lo organizaron un Equipo de parejas entusiastas para conmemorar el 37° aniversario de ese sueño hecho realidad que se llama Encuentro Matrimonial Mundial en Guatemala, si, hace 37 años que una pareja visionaria y emprendedora dio inicio al viaje para llevarnos a ese nuevo mundo donde se descubre el Plan de Dios para el Matrimonio, los dones de nuestro Sacramento Matrimonial y esa comunicación responsable e íntima basada en el compartir de sentimientos y ha sido gracias a ese viaje que muchas parejas hemos vuelto a recuperar nuestra relación, a mejorarla y a vivirla con pasión.

Esa noche del viernes 22 llegamos al muelle con nuestros boletos en mano y nos recibió una alegre y amorosa tripulación integrada por marinero y piratas, en ese momento nos sentimos muy alegres como si estuviéramos en familia, pues así como nosotros, encontramos a bordo a muchas parejas que vestidas muy acorde a la ocasión decidieron así como nosotros subirse al barco.  Un barco que nos llevó en un viaje lleno de buena música, deliciosa comida y un ambiente lleno de amor.

Durante el viaje hubo momentos muy especiales como ese reconocimiento sencillo pero muy importante que se les hizo a Julio y Ofelia Morris y Carlos y Olguita Reyes, esas dos parejas “lobos de mar” que pueden contar la historia del movimiento en Guatemala como testigos presenciales pues han estado casi desde el inicio y siguen participando activamente siendo ejemplo de compromiso, amor, humildad y de liderazgo a través del servicio a todos los matrimonios que han sido y somos parte de Encuentro Matrimonial.  También a nuestros actuales Capitanes, Julio y Letty García-Salaz y Henry y Martina Marroquín que hoy llevan la responsabilidad de guiar el timón para llevarnos a buen puerto.

Queremos agradecerle a la tripulación, a ese Equipo de Parejas de piratas y corsarios que nos robaran el aburrimiento, el cansancio, la desidia y la apatía y a cambio nos entregaron un tesoro de alegría, de jolgorio, pero sobre todo un tesoro de unidad a través del amor y el servicio, nos hicieron sentir amados, importantes y valorados al máximo, con una intensidad tan grade que brota de la lucha por cumplir el “amaos los unos a los otros”.   Les agradecemos también a todas las parejas que aceptaron subirse al barco y que nos regalaron junto a la tripulación una fiesta maravillosa e inolvidable.

Queremos finalizar esta bitácora pidiéndole a Dios y a La Virgen María que bendigan a cada uno de los sacerdotes y matrimonios encontrados y a sus familias, que fortalezcan su Sacramento, que los hagan perseverar en su relación y su servicio y ponemos en sus manos a Encuentro Matrimonial Mundial, especialmente en Guatemala y que nos permitan seguir proclamando el valor del matrimonio y del orden sagrado en la Iglesia y en el mundo a través de la relación por medio de una comunicación responsable e íntima, viviendo los valores del diálogo, perdón, aceptación, escucha, confianza y afirmación.

Querida Familia

Querida Familia:

Nuestro Dios bondadoso les bendiga y les llene de su amor para fortalecer su relación y la felicidad de sus hogares.  Han transcurrido ya algunos meses desde que  fuéramos llamados a servir como Equipo Eclesial Nacional, o sea Coordinadores Nacionales de Encuentro Matrimonial Mundial en Guatemala y queremos por ello compartirles nuestros sueños y esperanzas para este período, así como la fé y confianza total en nuestro Señor y en la bondad, entrega y espíritu de servicio de todos los miembros de esta familia de amor.

Iniciamos y seguimos con mucha oración y abiertos a la acción del Espíritu, permitiéndonos Cristo Jesús el poder conformar un equipo de mucha fuerza y entrega, decidido a apoyar a los Equipos Diocesanos en el esfuerzo que representa cumplir con los sueños que para nuestro País se han compartido.

En estos primeros meses se ha logrado incrementar el número de fines de semana, ofreciendo esta experiencia todos los meses para las parejas que al igual que todos nosotros ambicionen más para su matrimonio y en cada uno de ellos se ha incrementado levemente el número de participantes, además de la participación de varios Sacerdotes tanto en la Arquidiócesis, como en la expansión que en Puerto Barrios está llevando a cabo la Diócesis de La Verapaz.  Esto ha hecho  evidente un gran esfuerzo de la familia encontrada para apoyar ese Primer Pilar del movimiento que es el Fin de Semana, invitando a otras parejas a vivir la experiencia o apadrinando como función principal a las parejas que se acercan por interés que les ha despertado la página del movimiento o los afiches que se han colocado en las diferentes Parroquias,

Esto nos hace sentir llenos de agradecimiento a Dios y muy comprometidos, tal vez tanto como cuando en la pasada Convención Nacional tuvimos la oportunidad de compartir con tanta pareja encontrada de la capital y del interior del país, motivándonos grandemente a que este Equipo Nacional ponga buena parte de su esfuerzo en reactivar la Diócesis de Jalapa, completar la expansión a Puerto Barrios y la expansión a Jutiapa y Sololá, con la certeza que estamos bien acompañados y apoyados por los Matrimonios y Sacerdotes encontrados, que  compartirán este hermoso servicio para cumplir con esa misión que nuestro Señor nos ha confiado.

Estos meses que han transcurrido nos han permitido además de formar el Equipo Nacional de Trabajo, elaborar un plan estratégico que nos permita el crecimiento y desarrollo de nuestro movimiento, pero cuidando de fortalecer cada uno de los Pilares participantes a través de experiencias de relación, formación y vivencia espiritual para toda la familia encontrada, por lo que podrán participar en experiencias que se estarán compartiendo tanto cerradas de dos o tres días, como abiertas, permitiendo esto aumentar las posibilidades de participar y con ello llevar el mensaje  de evangelización a mas matrimonios.

Hemos visto también con mucho gozo e ilusión como se han ido integrando al servicio parejas con poco tiempo en el movimiento, para las que quisiéramos que todas las que tenemos mucho más tiempo de estar involucrados y mayor conocimiento del Encuentro Matrimonial Mundial, dedicáramos parte de nuestro tiempo y esfuerzo a apoyarles en su lucha para que no desmayen ni se sientan solos, pues para eso somos una verdadera familia.  Para las parejas que recién han vivido su experiencia y no han tenido esta oportunidad de servir, queremos invitarles a involucrarse en los diferentes apartados, especialmente en el Primer Pilar que es el Fin de Semana, el punto de partida, aportando sus dones, porque todos somos diferentes y nadie puede hacer lo que cada uno de nosotros hacemos.

Nuestro compromiso es seguir sirviendo al Señor, con la convicción que cada cosa que hagamos, la haremos por El y para El, por lo que podremos estar seguros de su apoyo y luz para el discernimiento adecuado en nuestras actividades, principiando por invitarles a involucrarse con ardor misionero en esta tarea de cambiar el mundo que nos fué propuesta en el Fin de Semana que tuvimos el regalo de vivir, empezando por ser testimonio vivo del amor de Cristo para cambiar nuestro hogar, luego nuestra familia cercana y cada vez en círculos mayores junto  con nuestros Sacerdotes, pues es la única manera en que podremos lograr el sueño de dejar a nuestros hijos y nietos una Guatemala mejor, en que prevalezca el amor sobre el egoísmo humano y la violencia.

Nuestro amor para ustedes,

Julio y Lety García-Salas                            Monseñor Gerardo Flores

Obispo Emérito de La Verapaz

 

 

Encuentro Latinoamericano

Encuentro Matrimonial Mundial en Guatemala, experimentó algo intensamente maravilloso en los días en que se llevó a cabo en nuestro país, el ENCUENTRO LATINOAMERICANO realizado del 14 al 20 de abril de 2,013. Todos los que formamos parte de este movimiento nos sentimos privilegiados por el regalo que nuestro Dios nos dio al habernos escogido para recibir a nuestros líderes provenientes de diferentes países de Latinoamérica. Haber sido el país anfitrión para la realización de tan grande evento, fue para las comunidades de apoyo y para todos aquellos que un día vivimos la experiencia de un FDS, un acontecimiento que vino a motivar, ilusionar y entusiasmarnos de tal forma que, coincidiendo con un período inicial para nuestro nuevo Equipo Eclesial Nacional, pudimos visualizar en el horizonte un movimiento que crecerá y se proyectará a todos aquellos matrimonios que por su condición actual, lo recibirán con los brazos abiertos, viendo en él una oportunidad de renacer en su sacramento y empezar a vivir un estilo de vida nuevo, lleno de esperanza para su futuro. Ver reunidos en un abrazo fraternal a los Equipos Eclesiales Zonales entrantes y los que ya habían terminado su servicio, como también al Equipo Eclesial Latinoamericano, hizo surgir en los que estuvimos cerca de ellos, un sentimiento intenso de emoción espiritual y cuando este grupo de hermanos se vio acompañado del Equipo Eclesial Internacional, nuestro júbilo alcanzó su máximo esplendor. Nuestro entusiasmo y alegría se hizo patente en las comunidades de apoyo al tratar de atender a nuestros líderes de la mejor manera posible. Esperamos que todos se hayan sentido cómodos, muy amados y bienvenidos a nuestra querida Guatemala, pues las actividades que se brindaron fueron preparadas con mucho amor. Deseamos que ahora que ya se encuentran nuevamente en sus países sean iluminados por el Espíritu Santo al iniciar el nuevo servicio que el Señor les tenga destinado. Desde nuestro terruño reciban todos los que ahora conforman el nuevo Consejo Latinoamericano un caluroso abrazo y el amor de todos los que conformamos nuestro querido movimiento en un país que siempre tendrá sus puertas abiertas para que en él se engrandezca nuestra Iglesia, esa iglesia que sabemos que es UNA, SANTA, CATOLICA Y APOSTOLICA. Con mucho amor. Paco y Lissy. Coordinadores del evento

alt

Querida Familia

home23Queremos en esta ocasión, compartir nuestros sentimientos de alegría, entusiasmo y emoción al dirigirnos hoy a ustedes con motivo de nuestra I CONVENCION NACIONAL DE ENCUENTRO MATRIMONIAL MUNDIAL EN GUATEMALA. Nuestros sentimientos de entusiasmo, alegría y emoción, son como cuando estaba cerca la venida de su Santidad Juan Pablo II.

Al recordar a nuestro querido Juan Pablo II , evocamos sus palabras que en uno de sus documentos nos dice que Cada familia cristiana es una "comunidad de vida y de amor" que recibe la misión "de custodiar, revelar y comunicar el amor, como reflejo vivo y participación real del amor de Dios por la humanidad y del amor de Cristo Señor por la Iglesia su esposa" (Juan Pablo II, "Familiaris Consortio" n. 17).

Leer más...

Página 1 de 3