headerALT1.jpg
Estas aquí: Artículos de Interés Nacionales Querida Familia

Querida Familia

Querida Familia:

Nuestro Dios bondadoso les bendiga y les llene de su amor para fortalecer su relación y la felicidad de sus hogares.  Han transcurrido ya algunos meses desde que  fuéramos llamados a servir como Equipo Eclesial Nacional, o sea Coordinadores Nacionales de Encuentro Matrimonial Mundial en Guatemala y queremos por ello compartirles nuestros sueños y esperanzas para este período, así como la fé y confianza total en nuestro Señor y en la bondad, entrega y espíritu de servicio de todos los miembros de esta familia de amor.

Iniciamos y seguimos con mucha oración y abiertos a la acción del Espíritu, permitiéndonos Cristo Jesús el poder conformar un equipo de mucha fuerza y entrega, decidido a apoyar a los Equipos Diocesanos en el esfuerzo que representa cumplir con los sueños que para nuestro País se han compartido.

En estos primeros meses se ha logrado incrementar el número de fines de semana, ofreciendo esta experiencia todos los meses para las parejas que al igual que todos nosotros ambicionen más para su matrimonio y en cada uno de ellos se ha incrementado levemente el número de participantes, además de la participación de varios Sacerdotes tanto en la Arquidiócesis, como en la expansión que en Puerto Barrios está llevando a cabo la Diócesis de La Verapaz.  Esto ha hecho  evidente un gran esfuerzo de la familia encontrada para apoyar ese Primer Pilar del movimiento que es el Fin de Semana, invitando a otras parejas a vivir la experiencia o apadrinando como función principal a las parejas que se acercan por interés que les ha despertado la página del movimiento o los afiches que se han colocado en las diferentes Parroquias,

Esto nos hace sentir llenos de agradecimiento a Dios y muy comprometidos, tal vez tanto como cuando en la pasada Convención Nacional tuvimos la oportunidad de compartir con tanta pareja encontrada de la capital y del interior del país, motivándonos grandemente a que este Equipo Nacional ponga buena parte de su esfuerzo en reactivar la Diócesis de Jalapa, completar la expansión a Puerto Barrios y la expansión a Jutiapa y Sololá, con la certeza que estamos bien acompañados y apoyados por los Matrimonios y Sacerdotes encontrados, que  compartirán este hermoso servicio para cumplir con esa misión que nuestro Señor nos ha confiado.

Estos meses que han transcurrido nos han permitido además de formar el Equipo Nacional de Trabajo, elaborar un plan estratégico que nos permita el crecimiento y desarrollo de nuestro movimiento, pero cuidando de fortalecer cada uno de los Pilares participantes a través de experiencias de relación, formación y vivencia espiritual para toda la familia encontrada, por lo que podrán participar en experiencias que se estarán compartiendo tanto cerradas de dos o tres días, como abiertas, permitiendo esto aumentar las posibilidades de participar y con ello llevar el mensaje  de evangelización a mas matrimonios.

Hemos visto también con mucho gozo e ilusión como se han ido integrando al servicio parejas con poco tiempo en el movimiento, para las que quisiéramos que todas las que tenemos mucho más tiempo de estar involucrados y mayor conocimiento del Encuentro Matrimonial Mundial, dedicáramos parte de nuestro tiempo y esfuerzo a apoyarles en su lucha para que no desmayen ni se sientan solos, pues para eso somos una verdadera familia.  Para las parejas que recién han vivido su experiencia y no han tenido esta oportunidad de servir, queremos invitarles a involucrarse en los diferentes apartados, especialmente en el Primer Pilar que es el Fin de Semana, el punto de partida, aportando sus dones, porque todos somos diferentes y nadie puede hacer lo que cada uno de nosotros hacemos.

Nuestro compromiso es seguir sirviendo al Señor, con la convicción que cada cosa que hagamos, la haremos por El y para El, por lo que podremos estar seguros de su apoyo y luz para el discernimiento adecuado en nuestras actividades, principiando por invitarles a involucrarse con ardor misionero en esta tarea de cambiar el mundo que nos fué propuesta en el Fin de Semana que tuvimos el regalo de vivir, empezando por ser testimonio vivo del amor de Cristo para cambiar nuestro hogar, luego nuestra familia cercana y cada vez en círculos mayores junto  con nuestros Sacerdotes, pues es la única manera en que podremos lograr el sueño de dejar a nuestros hijos y nietos una Guatemala mejor, en que prevalezca el amor sobre el egoísmo humano y la violencia.

Nuestro amor para ustedes,

Julio y Lety García-Salas                            Monseñor Gerardo Flores

Obispo Emérito de La Verapaz